Archivos para julio, 2011

La sombra de tus besos

Posted in Uncategorized on julio 20, 2011 by sergio

La sombra de tus besos

 

 

Noche tras noche extraño tus besos,

esos besos que me dabas en mi boca,

cada vez que me arrullabas en tus brazos.

 

Esta noche, no es la excepción amor mío, hoy mas

que nunca, anhelo el sabor de tus dulces besos,

necesito de tus caricias, de escuchar tu voz,

diciéndome al oído, cuanto me amas.

 

Hoy, la sombra de tus besos, torturan este

triste corazón. ¿Cómo olvidarte vida mía?

Si cada instante en mi mente veo tu sonrisa,

esa sonrisa tan tuya, llena de alegría y hermosura.

 

Esta noche como otras, te extraño tanto

extraño tu cara, los detalles que me dabas,

las canciones que me cantabas al oído.

Ya mis noches no son iguales, como cuanto

tú estabas a mi lado dulce amor mío.

 

A pesar del tiempo amor, no he dejado

de pensarte ni un minuto de mi vida,

son tantos los recuerdos que guardo de lo

que fue tu amor en lo profundo de mi alma.

Gaviota de mar

Posted in Uncategorized on julio 20, 2011 by sergio

 

En una noche de verano ala orilla del mar.

Yo te quería.

Las estrellas alumbraban el cielo.

Yo te quería.

Tus manos abrazadas a mi cuello.

Yo te quería.

Las olas sonaban bravías.

Yo te quería.

La noche era bellísima.

Yo te quería.

El mundo no existía.

Yo te quería.

No había mujer tan hermosa.

Yo te quería.

Gaviota de mar.

Yo te quería.

Toda vía aunque ya no estés junto

a mi, extraño esas noches, cuando,

Yo te quería.

 

Mi corazón llora en silencio

Posted in Uncategorized on julio 20, 2011 by sergio

Mis amigos me dicen que ya te olvide,

que pierdo el tiempo pensando en tu amor.

Hay! Amor, ¡Cómo si fuera tal fácil olvidarte!

Mi corazón llora en silencio, cada vez que

los escucho decir, que tú ya tienes nuevo amor.

 

Me duele en el alma, de tan solo pensar, que

otro es el dueño de tus besos, y que otras

sabanas te calientan cuando sientes frio, que

en otro pecho tu duermes, sintiendo las

caricias de sus manos en tu pelo, como lo solías

hacer amor, cuando estabas conmigo.

 

Que en las madrugadas te despiertes, ¡asustada!

buscando sus brazos, por que tienes miedo a la

soledad, y te arrulle contra su pecho, diciéndote

que todo esta bien, que no tienes por que sentirte

sola, que el esta a tu lado, y en sus brazos te

quedes nuevamente dormida, como lo hacías conmigo.